Definición de Correveidile:

1. Persona que trae y lleva cuentos y chismes // 2. Blog de los amantes de la lengua de Cervantes


QUEREMOS SABER TU OPINIÓN. ENCUESTA CORREVEIDILEANA 2018


miércoles, 18 de abril de 2018

Dicho del revés... Expresiones idiomáticas 7



Apretar una persona los talones / Levantar una persona los talones

SINONIMIA
Echar a correr con mucha rapidez.

ORIGEN
Desconocido. 


EJEMPLOS
1. “Cuando vio a la policía, apretó los talones en dirección opuesta”

2. “Javi y Pablo levantaron los talones en dirección a la estación cuando oyeron el silbido del tren"



Pisarle a una persona (alguien) los talones

SINONIMIA
Seguir de cerca, ir detrás de una persona, perseguirla.

ORIGEN
Desconocido.


EJEMPLOS
1. “Unos mafiosos le pisan los talones
Fuente: https://forum.wordreference.com

2. “El policía afirmó que estaban pisándole los talones a la banda de contrabandistas”
Fuente: http://diccionario.reverso.net/espanol-definiciones/pisar%20los%20talones


Cervantito El Perro

lunes, 16 de abril de 2018

"Mis gustos"


Voy a hablar de mis gustos y creo que para eso no tengo la necesidad de una presentación ahora, ella va a diluirse por esta disertación.

A mí me gustan las personas con una gran sonrisa y alegres, personas que viven con ganas e intensamente; me gusta oír las historias de sus vidas, sus conquistas, me gusta sonreír a sus sonrisas.

Mi mujer y mi hija me dicen los domingos: “Vamos a tomar un helado, ¡A nosotros nos gusta mucho!”, y yo respondo “¡Sí! A mí también. Lo que me gusta, mucho más que apenas un helado, es estar juntos, felices y unidos. Son momentos así los que hacen de nuestras vidas una verdadera preciosidad, un tesoro que permanece para la eternidad.

Tú puedes preguntarme: “Ademir, ¿no hay nada o nadie que no te guste?” Y yo te diré: “Claro que sí. Hay muchas cosas, como la violencia de las ciudades, la miseria causada por las desigualdades sociales, que son fruto de las malas elecciones que hacemos de nuestros políticos”. En un país como Brasil, podríamos tener mejores condiciones y una distribución de la renta más equitativa.

También debo añadir que a mí no me gusta la hipocresía, pero, son más las cosas que me gustan que las no me gustan, excepto el quingombó, la remolacha y el guanábano... que no me gustan tanto, como la hipocresía de la que hablé.

Mis gustos son simples, con 35 (treinta y cinco) años no tengo grandes manías, solo tengo lo que agradecer por todo lo bueno y por lo malo también, ya que nos hace ser mejores todos los días para ser jueces de nuestros gustos y libres para elegir cosas y personas que enriquecen la vida.

¿Ya has sonreído hoy?

¡La sonrisa te va a gustar!

Ademir Oliveira

sábado, 14 de abril de 2018

Musiclicando 115: Mon Laferte “Amor Completo”


Musiclicando esta semana os presenta a una de las cantantes chilenas más celebradas de la actualidad: Mon Laferte.

Norma Monserrat Bustamante Laferte nació en Viña del Mar (Chile) en 1983, y además de cantora, es también compositora e multiinstrumentista. Se crió con la madre y la abuela y, desde muy temprano, se interesó por la música. Empezó a estudiar en el conservatorio viñamarino cuando tenía 13 años, pero más tarde pasó a dedicarse a la música como autodidacta y tocando en bares de Valparaíso y Viña del Mar.

Así obtuvo su primer reconocimiento en 2003, por la participación en el programa de televisión chileno “Rojo Fama Contrafama”, con lo cual logró grabar, aún como Montserrat Bustamante, su primer disco La Chica de Rojo, bajo el sello Warner Music, lo que resultó en una gira por varios países.

En 2007, decidió irse a México para conocer la escena musical local y reempezar su carrera de manera independiente. Dos años más tarde, le acometió un cáncer tiroideo, por lo que tuvo que abandonar por algún tiempo la música para realizar su tratamiento, hasta que posteriormente logró superar la enfermedad y recuperar su voz, volviendo a publicar un nuevo álbum en 2011, Desechable.

Su disco de 2016, Mon Laferte (Vol. 1/Edición Especial, obtuvo un triple platino más oro en México, además del triple platino digital en Chile. En sus composiciones, la cantante transita y recibe influencias de los más variados estilos, como el rock, la música electrónica, el bolero y la cumbia.

Mon Laferte logró diversos galardones, como los premios MTV de 2016, 2017 y dos gaviotas – de plata y de oro – por su participación en el Festival de Viña del Mar 2017. En 2017, la cantautora lanzó el disco La trenza, que incluye el hit “Amárrame”, grabado a dúo con el artista colombiano Juanes (Musiclicando 22). Con esta canción, ganó el Grammy 2017 como mejor canción alternativa.

A lo largo de 2017, Mon Laferte realizó una gira con 150 presentaciones en varios países. En marzo de 2018, se presentó en el Festival Lollapalooza Chile, con un recopilatorio de canciones de varios de sus discos, además de un animado homenaje a la “Cueca”, ritmo tradicional chileno. Este mes de abril, la cantante está de gira por Costa Rica, Guatemala y Estados Unidos.

La canción que os presentamos es “Amor Completo”, del disco Mon Laferte (Vol. 1 / Edición Especial)

¡Esperamos que la disfrutéis!

Dúo Calavera
(Adaptado de diversas fuentes)




“Amor Completo”

No, no hay nada mejor
que probar un primer beso, y más de ti.
Veo tantos colores y todos mis sentidos
estallarán de tanto amarte.

¿Cómo se pueden sentir
tantas cosas, en tan poco tiempo, y no morir?
Tú puedes hacer un gran nido en mi universo,
puedes hacer lo que quieras conmigo.

Yo siento que tú me querí
como yo te quiero.
Acuéstate a mi lado,
esta noche te quiero vivir.

Arrúllame, ahógame, aplástame,
desármame, cómeme, fúmame.
Amor inquieto
Amor drogado
Amor completo,

¡Oh! Cada vez que yo
te veo y que te pienso,
siento que florezco.
Pero el estar tan lejos
no es fácil que no estés aquí.
Y aun así puedes hacer
lo que quieras de mí.

Yo siento que tú me querí
como yo te quiero.
Acuéstate a mi lado,
esta noche te quiero vivir.

Arrúllame, ahógame, aplástame,
desármame, cómeme, fúmame.
Amor inquieto
Amor drogado
Amor completo.

Amor inquieto
Amor completo.

viernes, 13 de abril de 2018

Poema inédito: Serie. Mujeres. "Ella es..."

Ella es

La que tiene la fuerza de la mujer negra
La de sonrisa blanca que encanta e ilumina la tristeza de cualquiera
La de voz serena, que transmite la paz que necesita quien agoniza
La madre que rezuma ternura, incluso con quien no es su hijo
La amiga siempre presente con una palabra que motiva
La que es simple y humilde
La que trabaja y conquista
La que estudia y avanza
La que lucha y revoluciona
La que ama.



Ella es

La que tiene un nombre impar
La que siempre será recordada
por ser la encantadora de seres,
por ser
Y melena. 

Cervantito el Perro

miércoles, 11 de abril de 2018

Serie MERLÍ: “Merlí y su (no tan) extraño método” (Temporada 1 - Episodio 1)



Tal vez mejor, tal vez peor, no se sabe. Pero la verdad es que la manera que tenemos de recibir clases hoy es absolutamente diferente de como nuestros padres la recibían en la escuela. Más que eso, ya es diferente de como yo misma he aprendido las competencias básicas, como portugués o matemáticas.

Merlí, en su primer capítulo, nos muestra a un profesor diferente. Sin contar mucho de la historia, os diré que a él no le gusta la rutina de sentarse, escribir en la pizarra y borrarla. A él le gusta que sus alumnos piensen, aunque no tomen nota de nada. A mí me parece que a él le gusta que sus alumnos se inspiren y por eso encanta a su clase mediante una manera diferente de enseñarles. 

Francesc Orella da vida a Merlí en la serie homónima

Así que, trayendo este concepto a la vida real, ya hay prácticas que despuntan como un desafío al método convencional: el método de la “clase invertida”, por ejemplo, con el que los alumnos deben ver el contenido de la clase en sus casas. El ambiente de clase se convierte, entonces, en un sitio de debate, comprensión del contenido y contestación de dudas. Es, según algunos, un método de aprendizaje de más calidad, usado en algunas de las universidades de más prestigio, como Harvard, Yale, MIT y Stanford. 

En Brasil, ya hay intentos de implementación de métodos de enseñanza diferentes: en una ciudad de Rio Grande do Sul, por ejemplo, hay un proyecto para que se utilice el método portugués de la “Escola da Ponte”, con el que hay varios profesores en la clase y los estudiantes escogen las disciplinas que creen que necesitan profundizar. Hay también un tutor, responsable por evaluar al estudiante, para ver si él ha llegado a su objetivo de aprendizaje.

En mi opinión, no hay correcto o incorrecto si el alumno aprende. Para Merlí, por lo menos en este primer episodio, la manera de dar clase para los “peripatéticos” (si no sabéis de lo que hablo, tenéis que ver esta serie) parece funcionar. ¡Pero tendremos que seguir viendo Merlí para saber si no es apenas la novedad lo que está logrando el éxito con ellos!

La peripatética brasileña

lunes, 9 de abril de 2018

"Ana" de Adenildo Lima (Cuento inédito)

Cabellos escurridos, piel quemada por el sol y una sonrisa estampada en la mirada. Sí, una sonrisa abierta, transparente; incluso proviniendo, a veces, de las lágrimas causadas por las penurias sociales. Porque, al contrario de lo que muchos anhelan, Ana quería apenas ser feliz, poder jugar y disfrutar de las cosas más sencillas en una convivencia de amor y respeto con la naturaleza. 

Ser feliz: ese era su mayor sueño, en algunos momentos poetizado por su imaginación fértil, una imaginación repleta de fantasía, que creaba escenarios deslumbrantes. Y como todo niño, anhelaba tener sus juguetes y, a falta de ellos, debido al hecho de que su madre y su padre no podían comprárselos, ella misma se los hacía. Su muñeca, por ejemplo, estaba hecha con un trozo de madera y el cabello de la mazorca de maíz. 

Y cuando la muñeca estaba lista, Ana le daba un nombre, enseguida jugaba, se divertía; incluso había hecho una casita para ella y, allí, se quedaba charlando, compartiendo sus sueños y deseos.


—Lili, cuando crezca quiero seguir siendo feliz, como estoy ahora, le decía Ana a ella. La muñeca no le respondía nada, pero parecía escucharla atentamente. 


·         


La vida en el lugar donde Ana vivía era difícil. Su madre, además de tener varios hijos, aún joven, a los treinta años aproximadamente, tenía que trabajar pesado. Trabajaba en el campo, en el cañaveral; en fin, en todo lo que podía, para mantener la supervivencia de sus hijos. Ana la acompañaba desde los tres años. Y por increíble que parezca, ella vivía aquellos momentos como una diversión. 




En el cañaveral, bebía agua en la bangaña hecha de barro y, sentada en la paja de la caña, soplaba una flauta de plástico que su padre compró en la feria, como si estuviera tocando una canción, y se reía feliz al hacer aquellos improvisados sonidos. En el campo le gustaba quedarse cazando apereá con los perros, y tenía un aprecio especial por Piaba, la perra de estimación de su hermano gemelo. 

—Hija, ¿podrías ir a casa a ver si el frijol ya está cocinado?

—Puedo, sí, mamá.

Y salía corriendo. Pocos minutos después estaba de vuelta. 

·         

Que Ana era feliz, lo era, sí...

Pero, al contrario de lo que muchos imaginaban, la felicidad no es eterna. No, no lo es. Son momentos vividos en el día a día. Algunos momentos duran más, otros menos. Los primeros años vividos por Ana estuvieron llenos de alegría. Y ese era su mayor sueño: ser feliz; en su caso, continuar siendo feliz. Lo que no sucedió. 

Les pido que esperen un poco, por favor, que voy a detallar los motivos que la llevaron a quedarse taciturna, triste y sin fuerzas para seguir. 

Y, por otro lado, es posible que alguien se pregunte ¿qué podía llevar a una niña como ella a ser infeliz, si ya vivía las penurias sociales cotidianamente y, aun así, eso no la dejaba triste? Sí, eso es verdad, sin embargo vivir es un misterio que se descubre cada segundo. A veces, el descubrimiento es de sorpresas buenas y, a veces, los descubrimientos son dolorosos y nos hacen pensar y repensar qué es la existencia. 

Ahora bien, en el caso de Ana no fue para menos: fueron tres momentos completamente inesperados para cualquier persona e imaginémonos cuán difícil fue para su edad, una niña en sus primeros años de vida, en pleno florecer.

·         

El primer momento ocurrió un sábado, a eso de las cinco de la tarde, en plena puesta de sol. Ella estaba sentada en el alpendre de la casa, esperando a que su padre llegase con algo para comer: galletas, pan; y el pan era lo que más le gustaba. Normalmente solo lo comía una vez al mes. Si, claro, el dinero que sus padres conseguían trabajando en el campo no alcanzaba para comprar pan más de una vez al mes, ya que la vida allí en la estancia donde vivían era una lucha ardua para lograr sobrevivir.


Y ante tantas negligencias, con tantas penurias sociales algunos niños morían antes de cumplir cinco años. Ana hasta que vivió un poco más, como veremos a continuación. A diferencia de su hermano gemelo que solo vivió siete años. 

·        

Sí, Ana estaba sentada en el alpendre de su casa. De repente, apareció alguien corriendo. Y esa persona traía una noticia que Ana y su familia jamás se esperarían. 

—María, Joaquín fue asesinado. Dijo el chico, después de marear la perdiz, buscando medios para dar la triste noticia.

María se quedó inerte. Ana salió corriendo terreno afuera, gritando, llorando desesperada. Y sus otros hermanos, todos, entraron en una crisis de llanto incontrolable. Hasta los perros, ante aquella desesperación, también se quedaron tristes, incluso sin saber qué había sucedido. 


Y ya se sabe que ante la muerte, la gente se siente pequeña y sin fuerzas para reaccionar. Y así se quedó aquella familia. Imaginémonos cómo fue difícil para todos y cuán sufrido fue para Ana.

·         

Tras el asesinato de su padre, Ana perdió un poco de su felicidad. Jugaba, pero en general taciturna y en la mirada cargaba un sentimiento de dolor, de angustia, de revuelta. Y no era para menos, no obstante el sufrimiento no acababa ahí porque, un año después, su madre también falleció, víctima de un accidente en pleno cañaveral. 


·         

Ante esas dos tragedias: La muerte de su padre y la muerte de su madre, Ana, cuyo motivo de alegría lo constituía el simple hecho de existir, siempre sonriente, juguetona y llena de fuerza para vivir, minutos después, al saber que su madre había fallecido en el hospital, perdió la voz, se quedó muda. No se sabe si ella realmente había perdido la capacidad de hablar o si se negaba a hacer uso de las palabras, prefiriendo el silencio. 

·         

¿Qué puede llevar a alguien a perder la voz o, simplemente, a negarse a hacer uso de las palabras? 

·         

Algunas personas, en la época, comentaron que Ana prefirió, sí, el silencio al sonido cortante de las sílabas de cada palabra. Y otras llegaron a decir que Ana no existía más; existía apenas un cuerpo ambulante sobre la tierra. Y es comprensible, porque cuando se pierde el sentido de la existencia, el deseo de vivir, también se pierden los sueños, la esperanza. ¿Y qué es un ser humano sin motivos para soñar?

·         

Por un lado, la felicidad robada a una niña.
Su derecho de vivir al lado de un padre, de una madre.



Su derecho a jugar, a soñar, a ser feliz.
Por otro, la visible desatención de un Estado.

·         

Y como sabemos, Ana no resistió al dolor, al sufrimiento, pues para empeorar aún más su estado emocional, su hermano gemelo, dos años después de la muerte de su madre, falleció en pleno corte de caña. 

Sí, ella desapareció, dejó de existir. ¿Hablar? Ya no hablaba más. ¿Sonreír? No se reía más. ¿Jugar? Ya no jugaba más. A fin de cuentas, ¿qué le quedaba?


Ana fue vencida por la tristeza, su cuerpo no soportó tanto sufrimiento y, sin que nadie lo viera, cerró los ojos poco a poco y nunca más los abrió.


Adenildo Lima
Traducción de Mei Santana


Adenildo Lima, nació en Colonia Leopoldina, una pequeña ciudad ubicada en el interior del Estado de Alagoas, Brasil. Llegó a São Paulo en 1998, donde reside hasta hoy. En 2016 participó de la 24ª Bienal Internacional del Libro de São Paulo (Brasil). Adenildo es escritor, poeta, ponente y profesor universitario. Como licenciado en Letras, hizo su maestría en el área de Educación y una especialización en Gestión de Políticas Culturales, en la Universidad de Girona (España). Hasta el momento ha publicado cuatro libros, entre ellos, el más reciente es O copo e a água (Cuento infantil, 2ª ed., 2017) y A parteira (Poema narrativo, 2013), con prefacio de Isabel de Andrade Moliterno. En 2017 se postuló para el asiento 37, de la Academia Brasileña de Letras (ABL), que antes estaba ocupado por el poeta Ferreira Gullar.